¿Cómo será el diseño de los hogares tras la experiencia del confinamiento?

Podemos decir que actualmente existen 2 tipos de personas: las que tienen patio o terraza y las que tienen que sacar medio cuerpo por sus ventanas para poder notar en su cara el aire fresco.

El hecho de estar 24 horas al día en casa hace, no sólo que comamos, durmamos y veamos un rato la tele o la tablet, sino que hace también que de la noche a la mañana nuestra casa se haga convertido en centro educativo, lugar de trabajo, de ocio, salón de té, cafetería, comedor,…

Por ello ahora los humanos nos estamos planteando el cómo deben ser diseñadas las viviendas para mejorar nuestras vidas.

Nos vamos a hablar en este artículo de personas que vayan a comprar una vivienda nueva o vivan de alquiler; a buen seguro que tomarán buena nota de todo lo que quieren y van a necesitar en su vivienda ideal del futuro.

¿Pero qué pasa con las personas que tienen una casa ya, tienen pensada una reforma?

El presidente del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), Lluis Comerón, explica al diario Invertia que va a cambiar en general valorar las decisiones. “Vamos a poner en valor el diseño, las orientaciones y la calidad”, señala. “Probablemente daremos más valor al tamaño de algunas piezas, espacios intermedios como terrazas o galerías, el espacio de almacenamiento, las ventanas que permitan entrar el sol y una ventilación o dos fachadas para ventilar”, ahonda.

La arquitecta y decana del Colegio de Arquitectos de Murcia, María José Peñalver, indica por su parte que “se ha abierto un periodo de reflexión para observar todas las carencias que existen en el lugar donde habitamos”.

“Nosotros (los arquitectos) siempre hemos defendido la arquitectura no como un elemento edificatorio o inversor, sino como un espacio en el cual habitamos y quizá ahora nos entiendan un poco más cuando intentamos poner el valor la calidad del espacio, la necesidad de la proporción, la buena luz, la buena orientación o las ventilaciones cruzadas”, destaca.

Tras tres semanas metidos en casa, apunta María José Peñalver, “la sociedad se ha percatado de que vive en espacios psicológicamente deprimidos, poco flexibles, con carencia de metros cuadrados, con deficiencias comunicativas con el exterior que llegan a provocar desorientación de espacio tiempo”. Por tanto, el espacio es “fundamental para vivir de manera digna”

El espacio no son metros únicamente. “Creo que sin duda vamos a repensar el espacio interior y a hacer espacios mucho más flexibles”, expone la decana del Colegio de Arquitectos de Murcia. “Igual no se puede convertir en más metros cuadrados, pero sí en una optimización del espacio y de la proporción y la funcionalidad”, incide.

María José Peñalver hacer especial hincapié en el concepto de la flexibilidad. De hecho, considera que después de tanto tiempo con casas-oficina “tendremos muy asimilado que los espacios no están tan etiquetados, sino que en las casas hay espacios muy flexibles donde se puede trabajar, jugar y convivir”. “También se va a aceptar muy bien la colectivización de los espacios de trabajo”, especifica.

 

Antes o después modificaremos los espacios

Gerardo Marcos, arquitecto fundador del estudio Maralb Arquitectos, señala en una entrevista lo siguiente:  “En vez de venderte una casa con un salón, dos dormitorios y una cocina de ocho metros, te pueden vender una casa con cuatro piezas de 15 m², de manera que cada persona las configure y las pueda unir o separar según sus necesidades a lo largo del tiempo que viva en esa casa”, explica el arquitecto.

Y es que va a ser así, no vamos a querer grandes espacios, ni espacios dedicados a un solo uso.

Y haremos que estos espacios sean lo más saludables, sostenibles y en general más económicos. Una de las tendencias será el llevar a otro nivel la eficiencia energética. Y uno de las aplicaciones que actualmente disponemos es el Aero-Therm.

¿Y qué es lo que realmente nos viene?

  • Importancia de la luz: si bien muchos espacios no se pueden rediseñar, ni reorientar, se buscarán soluciones para dar mayor visibilidad a los hogares; mayor luz durante más horas del día, indirectamente relacionado con una buena eficiencia energética.
  • Conectividad: sin hablar de conectividad total, ni de internet de las cosas, valoraremos muy mucho el tener buena conexión para multitud de dispositivos y desde cualquier punto de la casa.
  • Iluminación Eco-Friendly: Ya no nos hablarán de tener lámparas LED, que ahorraremos en consumo. Nos hablarán de multitud de soluciones globales donde, además de ahorrar mucho más que unas simples lámparas LED, nos permitirán ser muy respetuosos con el medio ambiente, y también, generar nuevas sensaciones de espacios cuando ya no haya luz natural en el día. Aquí puedes ver más.
  • Tecnología Inteligente: Climatización digital, video vigilancia, Smartphones conectados, regletas bio.. todo ello será el paso previo al Internet de las cosas. Hablamos de un concepto de tecnología diferente, bastante avanzado ya, pero que aún queda por terminar de expandirse.
  • Despliegue del Internet de las Cosas: Si bien suena a muy futurista, y separándolo del concepto de Tecnología Inteligente, la llegada de la conectividad a artículos que actualmente no la tienen, y que realmente ahora nos suenan poco operativos, como puede ser un grifo, sensor de luces, que las puede apagar directamente si a los 2 minutos no detecta movimiento, terminará por revolucionar nuestro concepto de hogar.