Ventajas de cambiar las ventanas

febrero 6, 2023 10:16 am

Es normal que con el tiempo las ventanas dejen de cumplir su función con la eficiencia que sería deseable. En este artículo te contamos sus ventajas y el precio de cambiar las ventanas de casa.

Sigue leyendo si quieres conocer los beneficios que puede tener cambiar las ventanas.

Hoy en día la mayoría de los hogares disponen de ventanas de aluminio. Es cierto que es uno de los materiales más populares, pero no es el único.

En este artículo te hablamos sobre las ventajas que puede tener cambiar tus ventanas. Además, intentamos asesorarte sobre los diferentes materiales que se utilizan habitualmente en este tipo de situaciones.

Ventajas de cambiar las ventanas

Cambiar las ventanas es una de las mejoras más importantes que se pueden hacer en una vivienda. Esta decisión puede aumentar el valor de una casa, por lo que puedes considerarlo como una inversión de futuro.

Pero esta no es la única ventaja que puedes conseguir cambiando tus ventanas. Además de la revalorización de tu hogar algunos de los beneficios que pueden traerte unas nuevas ventanas son:

  • Ahorro energético: Es una de las principales razones que conduce a tomar la decisión de cambiar las ventanas. Unas ventanas bien selladas y con una buena instalación te permiten ahorrar en calefacción en invierno porque ayudan a conservar el calor. También te ayudan a ahorrar en aire acondicionado durante el verano porque son útiles para mantener la casa fresca.
  • Confort: Una habitación que es capaz de mantener una temperatura estable se traduce en una mayor comodidad para quien la ocupa.
  • Seguridad: Unas ventanas con un buen cierre y cristales gruesos pueden evitar algún que otro susto. Por eso muchas casas o pisos bajos optan por este tipo de reformas. Y puedes reforzar todavía más esa seguridad instalando rejas de hierro.
  • Aislamiento acústico: La disuasión de ladrones no es la única ventaja que aporta un cristal de calidad. También ayuda a aislar la casa del ruido exterior. Esto es especialmente útil si vives en la ciudad, donde el exceso de ruido puede llegar a provocar trastornos en el sueño.
  • Mejor iluminación: La luz del sol es otro de los principales factores que la gente tiene en cuenta a la hora de cambiar sus ventanas. Es increíble lo que puede llegar a cambiar una casa colocando unas ventanas que permitan un mayor paso de la luz. Además una mejor iluminación va de la mano con un mayor ahorro energético: al entrar más luz solar ya no es tan necesario hacer uso de la artificial.
  • Estética: No suele ser el motivo principal para cambiar las ventanas pero, si llega el momento en que resulta necesario, puedes aprovechar. Hoy en día el mercado ofrece muchas opciones de ventanas y cerramientos que funcionan a la vez como un elemento decorativo.
  • Reducción de la entrada de agentes contaminantes: Unas ventanas que cierren herméticamente impedirán que entre tanto polvo y suciedad a la casa. En consecuencia, pueden ser una ayuda para mantener limpio tu hogar.

¿Qué materiales puedes escoger?

Las ventanas se fabrican principalmente a partir de tres materiales: madera, PVC y aluminio.

Madera

Las ventanas de manera suelen ser escogidas por temas relacionados con la estética. Es cierto que dan una imagen más hogareña y cálida a cualquier hogar. Además suelen tener un diseño muy natural.

Por otra parte, la rotura térmica que ofrecen no es mala. Sin embargo, es necesario que sean de una muy alta calidad si quieres lograr un buen aislamiento térmico y acústico.

Este es uno de los motivos por los que la gente suele cambiar las ventanas de madera por otras de aluminio o PVC.

PVC

Es el mejor aislante térmico de los tres materiales. Al ser plástico no conduce ni el calor ni el frío. Y también es un buen aislante sonoro. En general tiene muy buenos resultados en cuanto a eficiencia energética.

Por otra parte, su método de fabricación permite que pueda adaptarse a cualquier necesidad. Puede incluso imitar otros materiales, como la madera. Además es bastante barato.

Aluminio

Es el material más conocido y usado. Es cierto que no es un material aislante como el PVC, pero estas ventanas cuentan con la rotura del puente térmico. Esto impide que el frío o el calor puedan traspasar. Por otra parte son más gruesas y resistentes.

Aunque en un primer momento su precio sea elevado a la larga sale rentable, ya que sus reparaciones suelen ser más sencillas y baratas.